LOS CHAKRAS

 

O CENTROS DE ENERGÍA


Mooladhara: Inocencia y Sabiduría

El chakra del Mooladhara es la raíz, la base de todo el sistema sutil de energía. Representa el elemento tierra o el estado más básico de la existencia. El Mooladahara, en otras palabras, nos ayuda a mantenernos “en tierra”. De hecho, es del Mooladhara que recibimos la habilidad y autoridad para elevar nuestra propia energía sutil y ayudar a otros a elevar la suya.
La cualidad fundamental del Mooladhara es la inocencia, que es la base de un carácter correcto (dhármico).

 

Swadisthana: Creatividad

La cualidad fundamental del Swadisthan es la creatividad. Es a través de este chakra que nace la inspiración y se genera la energía creativa. De hecho, con la meditación regular, parece que aparecieran, espontáneamente,  soluciones creativas para los problemas o los desafíos que enfrentamos, sin requerirse ningún tipo de intención o concentración premeditadas. El  Swadisthan también gobierna la atención y nuestra capacidad para distinguir y asimilar el conocimiento puro. Gracias a estas cualidades, descubrimos que la belleza y el poder de la creación ya están reflejados dentro de nosotros, un reservorio infinito, esperando ser explotado.

 

Nabhi: Generosidad, Evolución

El Nabhi impulsa el proceso evolutivo dentro de nosotros. Las cualidades fundamentales del chakra del Nabhi son la generosidad, la satisfacción, el impulso y la capacidad para evolucionar. El Nabhi se asocia con la búsqueda de la espiritualidad, porque es del Nabhi que recibimos el fuerte impulso de “búsqueda” … el impulso de buscar las cosas más sutiles de la vida, la necesidad de descubrir el propósito y el significado últimos del  universo y de nuestro lugar en él y el impulso de continuar evolucionando hacia estados superiores de conciencia.

 

Vacio: Maestría

Las cualidades fundamentales de la región del Vacío son la auto maestría y el “principio del gurú”. Es desde el Vacío que se nos concede el poder de convertirnos en nuestro propio Maestro y en última instancia, evolucionar hacia convertirnos en gurús o maestros que pueden brindar orientación e iluminación a otros. La región del Vacío nos permite hacernos cargo de nuestros pensamientos, sentimientos y comportamientos y ascender a alturas cada vez mayores en la evolución espiritual. Nos convertimos en seres autorregulados, autónomos, auto-disciplinados  y  autosuficientes.

El conocimiento de lo divino – la espiritualidad, lo eterno y nuestro lugar en el universo – se nos hace intuitivamente accesible. Con el tiempo, desarrollamos una especie de gravedad que empuja a los demás a buscar nuestro consejo.

 

Anahata o Corazón: Amor y Compasión

Las cualidades fundamentales del Anahat o chakra del corazón son el amor puro e incondicional y la compasión. Nutrir este chakra ayuda a reparar relaciones maternales y paternales rotas. Y, debido a que tendemos a cosechar de lo que sembramos, mantener un Anahat chakra fuerte ayuda a atraer a nuestra vida a otros individuos que tienen corazones fuertes y que pueden ofrecernos amor puro e incondicional, bondad y compasión.

Es a través del chakra del Corazón que nos volvemos confiados, seguros, moralmente responsables y emocionalmente bien equilibrados. Un Anahat equilibrado nos permite sentir el gozo puro de la existencia y descubrir el significado y propósito en nuestras vidas.

 

Vishuddhi: Colectividad, Relaciones interpersonales

Las cualidades fundamentales del Vishuddhi son las buenas habilidades de comunicación y la capacidad de desarrollar relaciones fuertes y puras. El Vishuddhi no solo desempeña un papel importante en la regulación de nuestra manera de expresarnos, sino que también nos ayuda a mantener el respeto y la diplomacia en todas nuestras comunicaciones. Es desde el Vishuddhi que logramos armonía y cohesión con la humanidad y experimentamos la unión y el ser uno con el universo.

El Vishuddhi nos permite ser un testigo observador, emocionalmente desapegado, en situaciones estresantes, lo que permite mejorar nuestra madurez emocional y nuestra capacidad de ver las cosas en perspectiva. Somos capaces de simplemente observar los eventos en una manera pura, objetiva y desapegada, sin “sobre reaccionar” emocionalmente.

 

 

Agnya: Perdón

Las cualidades principales del Agnya son el perdón, la humildad y la ausencia de rigidez y de condicionamientos innecesarios dentro de nosotros. Es a través de este chakra, a veces referido como “el Tercer ojo “, que podemos perdonar a los demás, así como a nosotros mismos. Un Agnya equilibrado hace que sea más fácil dejar de lado nuestro orgullo, lo que nos facilita perdonar. El Agnya también mantiene el ego (pensamiento, planificación futurista) y el superego (recuerdos, condicionamientos y emociones) en equilibrio.

A través del Agnya chakra se nos otorga la capacidad de alcanzar el estado de conciencia sin pensamientos. El Agnya es la puerta de entrada al chakra del Sahasrara, que simboliza el reino espiritual más puro de la existencia.

 

Sahasrara: Integración

La cualidad principal del chakra del Sahasrara es la integración y un sentido de unidad con todos los elementos del universo. Es a través del Sahasrara que experimentamos la conexión con la Energía Divina que todo lo permea, con  la Verdad Absoluta. El Sahasrara representa nuestro destino final, la realización absoluta del cielo en la tierra. No podemos entender completamente el significado y el propósito de nuestras vidas hasta que estemos conectados con el poder que nos creó.